Acogida de nuevos pobladores

En todos los territorios donde actúa Abraza la Tierra existe una serie de dificultades que han propiciado la pérdida de población durante los últimos años, pero también ofrecen otras facilidades orientadas a obtener una calidad de vida, que hoy en día mucha gente desea.

Sin querer idealizar todo lo que el medio rural ofrece, ni negar las dificultades (que existen), desde las oficinas de acogida se orienta y apoya a las personas interesadas en trasladarse a uno de nuestros pueblos para que puedan conjugar sus intereses personales y profesionales, y ser uno más en el pueblo.

Protocolo de acogida

A continuación verán cuáles son los pasos a seguir, y cómo Abraza la Tierra puede facilitarle el camino:

  • Rellenar el formulario pulsando el botón Quiero trasladarme que se encuentra al final de esta sección. Allí primero debe decidir cuál es el territorio que le interesa, y seleccionándolo podrá hacerle llegar una idea de su proyecto y motivaciones, necesidades...
  • Desde el territorio elegido, la persona de la Oficina de Acogida que corresponda, contactará con usted vía e-mail y le pedirá más información para poder preparar una entrevista y posterior visita al territorio. Esta persona le acompañará durante el resto del proceso.
  • A partir de este momento podrá hacer uso de todas las herramientas que nuestra plataforma telemática ofrece.
  • Se realizará una visita guiada al territorio elegido, con el objetivo de conocer sus recursos, entidades, asociaciones, ... y ver diferentes pueblos donde existan posibilidades de vivienda y espacios que puedan resultar de interés para trasladarse y ubicar su proyecto/empresa/taller...
  • A partir de este momento se establecerá un calendario para programar el traslado y la puesta en marcha de su proyecto, además de recibir el asesoramiento y acompañamiento adecuados.
  • Instalación definitiva, puesta en marcha del proyecto/empresa/taller y seguimiento del proceso de acogida. Una persona del pueblo realiza como voluntaria la función de tutor/informador para la familia recién llegada: para ayudarle a integrarse en la dinámica del nuevo entorno.

Se trata de un proceso a medio-largo plazo, un cambio de vida y el inicio de un nuevo proyecto para el que hay que dotarse de paciencia y perseverancia. Desde que surge la idea de trasladar su vida personal y/o profesional, hasta la instalación y el buen funcionamiento de su proyecto pueden pasar varios meses, así que no debe desanimarse, pues por experiencia sabemos que quienes lo consiguen no lo cambiarían por nada.